Hay mucho que hablar sobre el llamado “branding” (imagen de marca en español) últimamente, por esa razón debemos tomar nuestro tiempo para entender y definir lo que nos permite que nuestra marca sea más o menos conocida y la forma de proyectarla en nuestro mercado on line (por supuesto también en el off line o tradicional, pero hoy hablaremos de mercado digital).

Así que cómo vamos a incorporar  la estrategia de marca en nuestra estrategia digital (y viceversa).

¿Qué es una marca?

Cuando muchas empresas piensan en cómo definir sus marcas, lo hacen sobre cosas como:

- Nombre de la marca

- Logotipo

- Colores

- Fuentes

- Imágenes

-Aspecto y sentimientos

Si has tenido tiempo para definir todas estas cosas, ¡enhorabuena!!, tiene una guía de estilo.Una guía de estilo puede ser un elemento muy útil de marketing de marca, pero es solamente una de las piezas de un largo camino.

Si fuese un pez, tu marca sería el agua en el que debe nadar. Cada interacción de la gente con tu empresa, desde la primera entrada en tu blog, hasta el café que se sirve a tus clientes en tu oficina, afecta a la percepción de tu marca. No solamente eso, tu marca también afecta a las cosas que la gente habla de tí cuando no estás presente. Para conseguir una fuerte presencia de tu marca, necesitas pensar en cómo sus valores fundamentales vienen dados a través de cada punto de contacto del cliente.

¿Es la marca un factor de ranking?

Efectivamente una marca potente es valorada por Google, de hecho muchas veces en Google hay marcas muy bien posicionadas que no hacen mucho por el posicionamiento SEO y están en primera página.

Las directrices de cómo últimamente Google posiciona las web actualmente puede partir de: “una reputación positiva puede ser el punto que hace destacar una web con un posicionamiento alto de uno medio”, en Google también tienen en cuenta la experiencia, autoridad y credibilidad del sitio web – todas esas cualidades compartidas por las grandes marcas.

Por lo tanto, genera una gran marca y conseguirás que también ayude a mejorar el posicionamiento en Google. Tu compromiso con tus clientes y la lealtad a tus clientes probablemente ayude a que Google entienda mejor la relación entre tu negocio y los productos y servicios que ofreces.

Tomarte tiempo para definir a tu audiencia y el camino que sigue hasta llegar a la compra, también puede ayudarte con tu estrategia de contenido. Si tu empresa tiene muchísima competencia lo ideal es que definas mucho tu marca de manera que encuentres tu nicho de mercado con palabras clave muy específicas para conseguir también tus clientes muy específicos.

Define tu marca.

Sé diferente del resto. ¿Qué te hace diferenciarte de tus competidores en tu mercado online? ¿ Por qué deberían elegirte a tí y no a otro para comprar un producto? Mira más allá mediante algunas preguntas sencillas- cada negocio piensa que tiene un gran servicio al cliente, pero debemos tratar de diferenciarnos. Intenta preguntarte a tí mismo por qué haces lo que haces. Cómo se traduce todo eso en la experiencia que tienen tus clientes en tu empresa.

 Tus valores exclusivos y únicos. ¿Qué es más importante para ti como organización? Puedes comenzar por preguntar a tus empleados. Una de las preguntas puede ser ¿ a qué nos comprometemos una vez que alguien está dispuesto a pagar por nuestro producto o servicio.

Tus clientes. Crea un perfil del segmento, del tipo de cliente que tienes o que quieres conseguir. ¿Quién es el cliente ideal? Intenta describirle con la mayor información sobre él que puedas, incluyendo información demográfica y el valor que debería tener. Cuanto más comprendas las necesidades, temores y valores de tu cliente, mejor contenido serás capaz de crear para que ellos te hagan caso.

El movimiento de tus clientes.  Crea un mapa con los pasos que sigue tu cliente perfecto. Las relaciones que tiene contigo, desde el primer momento que conoce tu marca, la retención de nuestra empresa en su cabeza, hasta la compra, cuáles son sus necesidades en cada paso.

La personalidad de tu marca. Tus valores influenciarán muchísimo tu personalidad, lo cual afectará a tu guía de estilo. Por ejemplo, si tu marca tiene un enfoque más divertido o más profesional, más empatía más irrelevante. Piensa en cómo tu personalidad interactuará con las personas de tu público objetivo.

Sé honesto. Las marcas son como la gente. Tenemos nuestros puntos débiles y fuertes. Tienes que estar seguro de las cosas que haces bien y también mal, o de las áreas en las que tus competidores son mejores que tú. Si no reconoces tus fallos, no serás capaz de arreglarlos. Está bien divagar sobre tu marca y empresa pero si no das pasos concretos para ir al camino idóneo no servirá de nada. La gente no es tonta, si dices algo de tu marca o empresa que no es verdad, puede ser contraproducente.

Piensa globalmente.

En la esfera online y en Google, la gente no va a Internet para divertirse, sino para resolver un problema. Piensa en tus clientes. ¿Qué problemas están tratando de resolver? Si tu sitio web vende lavavajillas, recuerda que “yo quiero un lavavajillas” no es el problema (es la solución a un largo problema. Quizás tus clientes se acaban de comprar una casa nueva y quieren comprar primero el lavavajillas, quizás su factura del agua es demasiado alta, quizás su lavavajillas ya está en las últimas…), todos estos problemas podrían solucionarse con el mismo producto, pero si vendes a través de internet, necesitarías diferentes palabras clave para localizar a todos estos clientes, si no lo haces, estarás perdiendo una oportunidad.
Empieza por hacer un análisis de palabras claves de tu nicho de mercado. La idea es crear piezas de contenido que dibujarán a la gente en su primera búsqueda de información y tendremos que llevarles hacia la resolución de sus problemas. Para que os hagáis una idea, nuestra empresa debe ser como un hub, para que pueda resolver todo tipo de problemas. Es una buena estrategia para construir la experiencia y autoridad en buscadores y es lo que gente está realmente buscando.

empresa hub

Pero no limites  tus búsquedas a la herramienta de planificación de palabras clave de Google, es una herramienta diseñada para el pago de publicidad en Google, sé creativo. Uno de mis lugares favoritos para ver las palabras clave que debes incluir en tu estrategia online para resolver problemas de clientes son los foros. Una vez hayas definido tu audiencia, puedes saber qué webs y foros frecuentan y puedes ver la clase de preguntas que intentar resolver. Una vez detectas las palabras claves, haz búsquedas en la web por esas palabras clave, mira si hay mucha competencia online o no para lanzarte en ese nicho de mercado o para dirigir tu web hacia esas palabras clave, ya puedes crear un calendario editorial para tu blog con esos contenidos.

También puedes usar herramientas como los anuncios de Facebook para compartir esos artículos que has creado.  Con esos artículos es más probable que atraigas enlaces e interacciones antes de la compra, generes imagen de marca, si cuando intentan solucionar un problema, han oído hablar previamente de ti, será más fácil que compren.

No olvides el Page Rank, al hablar de relaciones públicas, ten en cuenta a las páginas que tienen un Page Rank alto, si tus artículos son compartidos por páginas importantes y con autoridad, tendrás enlaces a tu web y estarás creando una buena reputación online.

Mientras tanto, usa la información que interesa a la gente, sus dudas, sus necesidades para seguir generando contenido en tu blog, por ejemplo, y que pasen de leer un artículo a otro más interesante.

Construcción de una marca y arquitectura de la información.

Ahora que ya sabes quién es tu audiencia, qué problemas tienen y cómo estás posicionado de una manera exclusiva para resolverlos, es hora de construir todo esto en tu página web. El grado al cual vas a ser capaz de ello o no, dependerá, por supuesto, de cómo vas a hacer los cambios en tu web. Habrá situaciones en las que construyas tu web desde un principio y otras en las que la reformes, como quiera que sea, puedes hacer que tu cliente tenga una buena usabilidad de tu web.

Para cada página de tu web:
– Haz un mapa de las personas que van a utilizar/estarán interesadas en tu web.

– Comprende dónde en su proceso de decisión es más probable que lleguen a ser o no clientes y qué les importa realmente al llegar a ese punto.

– Escríbelo y escribe también las preguntas que se hacen.

– Guíales mediante enlaces a información que aclare sus dudas

– Tienes que determinar otro tipo de conversiones, no solamente la compra, sino ver un vídeo, o conseguir que se suscriba a tu newsletter, etc.

– No olvides la importancia de la fidelidad y la retención de tu marca en tus clientes. Ve más allá de la búsqueda de palabras clave. Todo esto también influirá en el SEO de tu página web.

- Trata cada página detu web como parte de tu estrategia general de marketing.

¿No supone todo esto mucho trabajo?

Sí, en efecto. Es mucho trabajo, y por esa razón ¡deberías hacerlo! La mayoría de tus competidores simplemente no se toman el tiempo de construir páginas web que lleguen a completar la navegación de sus clientes. Por esa razón tú ganarás esa partida.

Seguimiento de tu marca y de tu SEO

Por supuesto, que tanto esfuerzo hay que analizarlo y medirlo para saber si ha valido la pena:

– Investiga en tu CRM (Customer Relationship Management ) para ayudarte. Analiza las diferentes interacciones con tus clientes de manera que veas claramente las que han finalizado en atraer, conseguir y retener clientes.

Analizar también de dónde vienen (demografía) mediante Google Analytics o si tus cliente son quién tú piensas que son y hacen lo que tú piensas que hacen (esto podría implicar el actualizar tu política de privacidad).
Rastrea el camino que sigue tu cliente mediante Google Analytics.

Fuente: moz.com/blog/great-seo-starts-with-your-brand

diseño web talavera